Daniela, cincuenteañera y natural como los berberechos, es mi gran apuesta ¿quieres conocerla?
Lo primero que hace Daniela al levantarse es ponerse la máscara de mujer empoderada.
Hay días que consigue engañarse y otros no.
No ve que en su interior hay una pequeña Daniela que lucha por hacerse oír.