Sentirse volcán.
Experimentar la ardiente lava en las entrañas,
agitada, incendiaria.
Vibrar con la ebullición.
Gozar con el estallido.
Contemplar como la lava arrastra muros.
Sentir.
Eclosionar entre las cenizas…
Forjar nuevos caminos